Filosofia

Ideario de un centro educativo Agustiniano

 

“Haz de buen grado lo que Dios te mande.

Haciendo así lo que tú quieres, haces también lo que Dios quiere”.

(San Agustín. In Joan 19, 19)

filosofia

Nuestra identidad

“Mira dentro de ti, mira de dónde viene el amor que tienes al hombre y verás a Dios” (San Agustín)

La Orden Agustiniana tiene una larga trayectoria educativa y ha desarrollado sus actividades en los más diversos países y ámbitos sociales. Su espíritu y estilo de educar siguen vivos y sintonizan con la sociedad actual y con las demás demandas del hombre de hoy.

Las dos dimensiones del hombre agustiniano, en relación dialéctica, de complementariedad, son:

  1. Personal : En inquieta búsqueda de la Verdad por el camino de la interioridad para llegar a la trascendencia.
  2. Comunitaria:   Que se concreta progresivamente en fraternidad – amor – caridad.

Así pues, el centro Agustiniano se caracteriza por:

  1. Un progresivo aprendizaje que conduce al conocimiento siempre creciente de toda realidad, especialmente del hombre y de Dios.
  2. Una sincera y noble apertura a todos los hombres para construir una sociedad más fraterna y solidaria.

Porque lo anterior nos muestra que el hombre agustiniano vive un constante proceso de interioridad – trascendencia – fraternidad – comunión – amistad, las dos dimensiones del hombre agustiniano presupone las siguientes actitudes:

  • Una búsqueda vivencial de Dios que intenta expresarse en la apertura al hombre y una pedagogía de la inquietud que vuelve a descubrirnos a Dios.
  • Voluntad de adaptación a los tiempos y de sensibilidad a los problemas de los demás.
  • Un clima de contagiosa cercanía y amistad, que favorezca el respeto a la persona en su ámbito concreto, abierto siempre a lo comunitario.
  • Una capacidad de diálogo y de mutua aceptación, en un ambiente libre y liberador de la persona.
  • Una facilidad de adaptación a los tiempos y de sensibilidad ante los problemas de los demás.
  • Un espíritu generoso que incluye un noble deseo de superación.
  • Una cordialidad y alegría, acompañadas de sencillez y naturalidad.

Nuestros Objetivos

“En la escuela agustiniana se enseña por amor a los demás y se aprende por amor a la Verdad” (San. Agustín).

“La Escuela Católica es un lugar de encuentro de una comunidad de creyentes que dan testimonio de su fe en el mundo de la educación y de la cultura”. (Declaración del Episcopado 11,3,49)

Como centro educativo

Lograr una formación integral de la persona mediante el desarrollo armónico de todas sus potencialidades físicas, psicológicas, socioculturales y trascendentes. Desarrollar las aptitudes personales estimulando la creatividad y la investigación científica. Fomentar un espíritu crítico frente a opciones totalizadoras de la ciencia o de la vida. Educar progresivamente a los alumnos desde la realidad social, cultural y científica, en diálogo con las formas de vida, costumbres y tradiciones de la sociedad en que se desenvuelven. Crear hábitos de trabajo para poder afrontar las nuevas situaciones y participar en la transformación de la sociedad. Favorecer la educación personalizadora y liberadora para que nuestros alumnos sean ellos mismos artífices de su propia educación.

Como centro educativo católico

Ofrecer una cultura humana abierta al mensaje de salvación. Trasmitir una educación cristiana Católica que vivencie personal y comprometidamente la fe. Formar a nuestros alumnos para que actúen en la vida según sus criterios y actitudes evangélicas. Impartir una enseñanza religiosa escolar de acuerdo con las orientaciones de Nuestra Iglesia Católica. Acompañar en la fe y en la vivencia progresiva de la vida sacramental en un marco de respeto y libertad. Anunciar explícitamente el mensaje salvador de Jesús sobre el Reino de Dios, procurando que este Reino se haga realidad en el Colegio. Cultivar la educación moral de los alumnos en la doble dimensión personal y social. Animar toda la actividad Pastoral del Colegio desde el Departamento de educación en la fe y Pastoral.

Como centro educativo católico agustiniano

Educar para la reflexión, la interioridad y el estudio, bases para una intuición y experiencia de la Verdad y con ayuda de la Gracia encontrar la Verdad que se revela en Cristo. Iniciar al alumno en la vivencia de la amistad como proceso de apertura a los demás hombres y a la Trascendencia, logrando que nuestros Colegios tengan un clima de acogida y diálogo. Lograr que los alumnos lleguen a ser hombres de su tiempo con proyección hacia el futuro del mundo y de la iglesia. Hacer del alumno una persona libre, responsable, consciente de sus valores y metas, pero nunca desvinculado de los demás, pues en la relación con los otros se realiza su ser hombre. Lograr que el alumno, con su cercanía, se sienta satisfecho y feliz en su trabajo, en sus relaciones con los profesores y compañeros y en todas las actividades de la vida del Colegio.

“Qué es enseñar sino dar la Ciencia. Una cosa sin la otra es impensable. De hecho nadie es enseñado sin aprender y nadie aprende sin ser enseñado” (San Agustín)

cc